5 pasos para que una comunicación asertiva en mi hijo por Lucy Tomairo

Categoría: Crianza

Las sesiones grupales que realizamos en las terapias con los niños del programa Aprendamos Juntos nos permiten observar no solo cuáles son las dificultades que se le pueden ir presentando en su aprendizaje, sino también cómo se desenvuelven dentro de su grupo de trabajo.

En un grupo participaban Marco, Brisa y Marina. Marco era un niño a quien su mesa, como espacio de trabajo, le quedaba muy pequeña ya que se le dificultaba mantener una postura adecuada y terminaba ocupando el espacio del compañero que tuviera al lado. Esta situación me permitió observar cómo los niños reaccionaban de diferente forma ante esta misma situación. Por ejemplo, Brisa no le decía nada, se iba al extremo contrario de la mesa. Uno podía ver como poco a poco terminaba en una esquina, viendo de reojo a Marco pero no le decía nada. Cuando a Marina le tocó sentarse a su lado, Marco nuevamente fue tomando parte de su mesa como propia; al verse “invadida”, Marina puso su brazo muy fuerte al lado de Marco, lo miraba muy molesta y terminó empujándolo haciéndolo caer de la silla ya que estaba semisentado. Al preguntarle a Marina qué pasó, nos decía “es que me está molestando”.

En el caso de Brisa, no hay una respuesta efectiva sobre la situación que la afecta. Actúa con pasividad permitiendo que Marco invada su espacio personal incomodándola. Mientras que en el caso de Marina, su respuesta fue agredir físicamente a Marco.

Y ¿cuál hubiera sido la forma más adecuada de actuar? pues aquella en la cual hubieran podido hacer valer su espacio. Quizás decirle a Marco que las estaba incomodando y pedirle que se sentara bien, sin usar amenazas, gritos o agredirlo físicamente. Estas características forman parte de la definición de asertividad y, si logramos desarrollarla en nuestros niños, sus interacciones con los demás serán adecuadas, evitando actitudes pasivas o agresivas y desarrollando una adecuada autoestima.

La asertividad es poder expresar nuestras emociones, opiniones e ideas sobre algo o alguien, de forma constructiva y positiva, sin buscar dañar a otros. Que nuestro niño sea capaz de pedir un favor si así lo necesita, decir NO cuando esa sea su decisión e informar y defenderse si se siente agredido.

¿Y cómo podemos desarrollar en nuestros niños estas habilidades sociales para que mantengan una comunicación asertiva? Para empezar podemos seguir estos pasos:

1° Para que el niño sea capaz de identificar cuándo una situación lo está afectando y no debe permitirla debe vivir experiencias donde sea tratado con respeto y amor, con límites claros. De esta forma, será capaz de responder para frenar una situación que lo esté afectando. También podemos conversar con él, plantear situaciones y preguntarle qué le parece determinada situación, cómo actuaría si él estuviera involucrado.

2° Para que él pueda respetar la opinión e ideas del otro, primero tiene que saber expresar sus propias ideas. Por ello es importante escucharlo, dejarlo que participe de conversaciones y decisiones familiares que lo involucran siempre que sea pertinente. Enseñarle que si algo no le queda claro no está mal pedir que le aclaren dicha duda.

3° Para que sus opiniones o críticas sean constructivas y no hirientes, debemos también enseñarle con el modelo. Nuestra comunicación con los niños debe ser positiva, evitar hacer burla o mofa de sus acciones o ideas. Si en casa siente que no lo toman en serio, esto lo reflejará en otras situaciones evitando opinar o participar por temor a ser avergonzado.

4° Enseñarle que no está mal pedir ayuda o favores cuando lo necesite. Y de la misma forma, ofrecer su ayuda cuando vea que alguien lo necesite. Para ello se le puede narrar diferentes situaciones, plantearle opciones en las cuales es adecuado pedir ayuda, a quién y cómo; también situaciones en las que podría ayudar siempre y cuando no vea afectada su integridad.

5° Verlo como una persona con emociones y pensamientos propios a quien quizás le es difícil entenderlos y ni que decir de expresarlos con palabras de “adulto”. Nos toca a nosotros enseñarle a identificar la emoción que está sintiendo, cómo se llama y explicarle que formas son más adecuadas de actuar cuando las sentimos.

Así que pensemos ahora, ¿soy asertiva cuando me comunico con los demás?, ¿estoy enseñando a mi niño a ser asertivo con mi ejemplo?, ¿quiero que sea un niño que sepa comunicarse de forma asertiva, pasiva o agresiva?  ¡Manos a la obra!

0 Likes

Lucy Tomairo
Licenciada en Psicología en la especialidad de Psicología Educativa en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Con cursos de Diagnóstico e Intervención en Problemas de Aprendizaje de la lectura, escritura y matemática, así como de Estrategias de Enseñanza – Aprendizaje de las Matemáticas en niveles de Inicial y Primaria en el Instituto Psicopedagógico EOS Perú.
Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en la sede de Villa María del Triunfo.

Comentarios: 0

Deja un comentario