A poner la mesa por Daniel Peña

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Familia Sin comentarios

No es un dato oculto que jugar es una de las actividades que los niños más disfrutan y les aseguro que es un tiempo genial que podemos disfrutar con ellos. Además de todos los beneficios físicos y mentales que tiene el jugar para los niños, será un tiempo de calidad que puedas pasar con tu hijo y conocer su mundo, su forma de pensar e incluso los problemas que puede estar pasando.

Así que, trata siempre de darte un tiempo para jugar con tus hijos, y si es con toda la familia se hace más divertido.

Hoy quiero hablar de los juegos de mesa como una alternativa familiar para poder pasar un tiempo agradable jugando en casa y cuanto más si con esto ayudamos a nuestros niños a desarrollar su aprendizaje.

Beneficios de los juegos de mesa.

  • Ayuda al autocontrol. con los juegos de mesa el niño aprende que debe esperar su turno, no decir la respuesta o hacer un movimiento antes de tiempo. Le puedes ayudar recordándole que debe estar en silencio o no decir las fichas que tiene.
  • Los juegos de mesa le permiten interactuar con otras personas, en ocasiones poder negociar o hacer alianzas para poder ganar el juego.
  • Seguimiento de reglas. Los niños aprenden que para poder desarrollar el juego y ganar, hay pasos a seguir, los que se tienen que respetar y que son para todos.
  • Manejo de la frustración. En un juego siempre hay la oportunidad de que la jugada no salgas como planeaste o que tu contrincante obtenga la ficha que necesitas y que puedas perder, y en el contexto de juego podemos ayudar a los niños a enfrentar estas situaciones.
  • Atención. Ayuda a que los niños estén pendientes de los detalles y que tengan reacciones rápidas.
  • Cuando el niño logra ganar o lo que planeó sale como pensaba, se sentirá bien con él mismo y conseguir los retos que se enfrenten le ayudará a pensar que sí puede.
  • Planeamiento. En juegos de estrategia, permite que el niño vaya pensando en jugadas futuras y en lo que podrían hacer los otros jugadores,
  • Nos ayudan a ver también otros puntos de vistas o cambiar de perspectiva para solucionar los problemas que se presentan en el camino.
  • Expresión. Hay juegos que permite que el niño exprese sin palabras o que aumente su vocabulario.

Juegos para niños

  • Spot it /dobble, donde se tiene que buscar una misma imagen en dos tarjetas, el más rápido ganará.
  • Ubongo, en un minuto tendrás que colocar piezas de diversas formas en la maqueta que se te da, y así ir coleccionando gemas para ver quién gana al final.
  • Adivina quién soy/ ¿Quién es quién?, en este juego tendrás que adivinar qué personaje escogió tu contrincante, para ello tendrás que ser creativo con las preguntas que realices para ubicar las pistas.
  • Por turnos tendrán que sacar un bloque de la torre sin derribarla.
  • Caras y Gestos. Tendrán que hacer gestos para que los demás puedan descubrir la palabra que les ha tocado.
  • ¿Qué soy yo? Con preguntas tendrás que adivinar qué objeto o persona es la que tienes.
  • Tendrás que mirar muy bien para ubicar el objeto pedido en el tablero.
  • Juego de cartas donde tendrás que estar atento a los números y colores de las cartas para poder deshacerte de ellas, ten cuidado con los castigos.
  • Letra a letra. El reto de leer una palabra en un círculo es grande y si le pones tiempo se hará más divertido.
  • Recordemos donde vimos las parejas de dibujos.
  • Hay que estar muy atento para tocar los colores en el orden que se prenden, atento que cada vez se irá aumentando un color más.
  • Cortex kids, hay 8 pruebas que retarán tu habilidad.
  • Usa tu creatividad para dibujar una palabra.
  • Cranium junior. Hay que actuar, moldear o dibujar para que los demás adivinen lo que dices.
  • Jungle speed. Atento a las cartas que van tirando para saber cuándo coger el tótem.

 

El tiempo en familia es genial y si le sumamos un juego que nos ayuda aún más.

2 Likes

Daniel Peña
Licenciado en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Diplomado en Estimulación Temprana bajo el enfoque de inteligencias múltiples en el Instituto de Aprendizaje e Innovaciones Educativas (INFAMILE). Diplomado en Neuroeducación con mención en primera infancia en el Centro Iberoamericano de Neurociencia, educación y desarrollo humano. Con curso de Conciencia Fonológica en el Centro Peruano de Audición y Lenguaje (CPAL). Actualmente me desempeño como Psicólogo Supervisor en dos aulas del Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en Ventanilla-Callao.

Comentarios: 0

Deja un comentario