[vc_row el_id="1548964661890-3c5deb1b-9e5e"][vc_column el_id="1548964661927-76aca892-9f04"][vc_column_text]En la formación de los niños consideramos importantísimo inculcar los valores, los cuales guiaran el comportamiento del niño, siguiendo una serie de principios que les ayudará a vivir en armonía y establecer conexiones sociales sanas. Dentro del conjunto de valores que la familia inculca a los hijos, la gratitud es uno de los valores fundamentales; el dar las gracias, da cuenta no solo un componente de virtuosidad sino también un componente afectivo, ser agradecido refleja el sentimiento de aprecio y valoración hacia el otro por las consideraciones en favor de uno. Es decir no solo es una respuesta de amabilidad sino de afecto por el otro. El agradecimiento es algo que debe estar presente en cada momento, en cada instante de nuestra vida. En la medida que aprendamos a ser agradecidos nos estamos ayudando a nosotros mismos a valorar lo que tenemos, lo que somos y, en si lo hacemos de buena gana, porque hasta para decir gracias hay que tener gracia. Agradecer a las personas con las que convivimos, laboramos, nos relacionamos, nos divertimos, conversamos, etc.

Por qué es importante ser agradecido

  • El poseer esta actitud, señalan los estudios, que promueve una visión positiva de la vida.
  • Permite conectarse mejor con los demás, genera confianza y facilidad para que los demás conecten con uno. Nos permite establecer vínculos sólidos y fortalecidos
  • Aporta a crear una sociedad más cooperativa y próspera.
  • Las personas agradecidas tienen una mayor autodisciplina, empatía y sensibilidad por los demás.
  • El aprender a dar las gracias genera bienestar y reconocimiento en los niños, así como ennoblece a la persona.

Los padres debemos tener presente que:

  • Como todos los demás valores se enseña a dar las gracias con el ejemplo, modelando para los niños con nuestras propias acciones de agradecimiento.
  • Es importante que los niños aprendan a dar las gracias no solo por lo material o un regalo de cumpleaños, sino también por los gestos, las vivencias y el tiempo compartido. Aprovechemos todos los momentos de reunión familiar para practicar dar las gracias, para manifestarles a las personas por estar en nuestras vidas.
  • Hagan uso no solo de palabras, sino de mensajes y acompañen también con algún detalle, gesto, sonrisa, emoticón, etc para dar las gracias.
  • La gratitud no es pagar un favor, por el contrario, es demostrar afecto y corresponder con una actitud amable y positiva.
Recuerden que La gratitud es un valor que se alimenta y se fortalece al practicarlo constantemente, día a día y en cualquier momento.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]