¿Cómo ayudo a mi hijo a ser independiente? por Lucy Tomairo

Categoría: Crianza 2 Comentarios

Un día sorprendí a mi pequeña Lucía tratando de ponerse sus zapatos. Era la primera vez que la veía hacerlo, ya que siempre era un adulto quien le ayudaba a hacerlo. Mi primer impulso fue ir hacia ella y colocárselos yo, pero algo en mí me detuvo y sólo la observé. Ella me miró y siguió intentando, muy concentrada en lo que hacía. Sentada no lo lograba, así que se puso de pie y después de tratar y tratar lo logró y lo mismo hizo con el otro zapato. Nunca voy a olvidar la mirada que me dio al terminar: sonriente y dando unos pequeños aplausos me mostraba lo feliz que se sentía de haberlo hecho sola.

Esa experiencia me hizo ver claramente que había estado perdiendo muchas oportunidades de incentivar a mi “pequeña” a desarrollar su autonomía. Seguía viéndola como un bebé y no como una persona que puede y debe volverse más independiente del adulto, en actividades de acuerdo a su edad.

Estoy segura que a todos los padres primerizos le ha pasado lo mismo que a mí; que teniendo a su bebé en brazos, de pocos meses, nos preguntamos “¿Cuándo se sentará?” Luego, cuando ya lo logró, viene la siguiente pregunta “¿Cuándo caminará?” y después la otra fija “¿Cuándo hablará?” y así por el estilo. Vamos pendientes de su desarrollo motor, pero olvidamos ir a la par con el desarrollo de su autonomía. Así que veremos a que nos referimos con estas conductas y cómo ayudar a nuestros niños a desarrollarlas.

Si hacemos una revisión bibliográfica sobre cuáles son las conductas o habilidades de autonomía personal, encontraremos que éstas varían de autor en autor. Sin embargo, la mayoría coincide en aquellas relacionadas al aseo personal, la alimentación, el vestido, el uso de herramientas, conductas de ayuda a los demás y de desplazamientos. Habilidades que el niño va aprendiendo conforme va creciendo, partiendo de las más sencillas a las más complejas.

Tan o más importante que las conductas mencionadas, está también el desarrollar un juicio crítico que le servirá de base en su participación activa en la sociedad, como ser pensante y responsable. La capacidad de actuar de acuerdo a las consecuencias de sus propios actos y no sólo buscando  evitar castigos.

Y ahora la pregunta sería, ¿cómo puedo ayudar a niños y niñas a que sean personas independientes? Pues aquí les dejo algunas pautas que podemos aplicar con nuestros niños:

1° Tratarlo con respeto, haciéndolo sentir valioso y amado. Desarrollar en nuestros niños una autoimagen positiva es la base para que sea perseverante en sus metas, sabiendo que tiene el apoyo de sus padres.

2° Hacerlo responsable de algunas tareas de la casa de acuerdo a su edad. Siempre enseñándole con un modelado (ejemplo) lo que queremos que realice y dando instrucciones claras y concisas.

3° Ayudarlo a reconocer diferentes estados de ánimo y emociones que pudiera estar sintiendo. Darle opciones de cómo actuar cuando una emoción lo embarga y brindarle un espacio para aprender a manejarlos sin amenazas ni presiones

4° Ser empáticos frente a los cambios que atraviesan, sobre todo al pasar sus etapas de desarrollo; de bebés a niños, de niños a adolescentes, etc. Se le presentarán conflictos que deberá ir resolviendo cada vez más por su cuenta, contando para ello con las herramientas que podamos haber ido dándoles y que ellos mismos han ido aprendiendo.

5° Enseñarle que toda conducta tiene una consecuencia. Para ello, debemos establecer normas claras y sus consecuencias si es que no son respetadas. Todos en la familia deben respetar y hacer respetar estas normas.

6° Enseñarle que los errores no son malos si es que los tomamos como parte de nuestro aprendizaje. Para ello debemos evitar juzgarlo o etiquetarlo cuando se equivoque; de lo contrario,  perderá iniciativa en sus acciones, temiendo equivocarse.

Y finalmente, siempre ayuda el tener un plan a futuro. En este caso, pensar en qué tipo de adulto queremos que sea nuestro niño y actuar de acuerdo a ello. Recuerda que el hogar es el primer y más importante lugar de aprendizaje y los padres sus modelos por excelencia.

0 Likes

Lucy Tomairo
Licenciada en Psicología en la especialidad de Psicología Educativa en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Con cursos de Diagnóstico e Intervención en Problemas de Aprendizaje de la lectura, escritura y matemática, así como de Estrategias de Enseñanza – Aprendizaje de las Matemáticas en niveles de Inicial y Primaria en el Instituto Psicopedagógico EOS Perú.
Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en la sede de Villa María del Triunfo.

Comentarios: 2

  • Estephani
    3 meses ago
    Responder

    Buenas tardes que estrategias debp tomar para mi niña de 8 años que tiene defices de atencion y concentración .gracias

    • Aprendamos Juntos
      3 meses ago
      Responder

      Estimada Estephani,
      Cuando dices que tu pequeña tiene déficit de atención y concentración, quieres decir que un especialista ha hecho el diagnóstico? Esto es importante, porque si ha sido hecho por un especialista, entonces es primordial que se siga con el tratamiento para ello. De manera general, te podemos recomendar que lo mejor para niños con esta dificultad es el establecimiento de horarios y apoyo para su aplicación. En ese sentido, dado que ya tiene 8 años, pueden elaborar juntas ese horario, incluyendo no solo actividades como tareas o responsabilidades sino también actividades recreativas. Trata que cada lapso de tiempo sea breve, de modo que pueda cambiar de actividades pronto. Adicionalmente, explora qué actividades complementarias que mejoren su atención le agradan a tu niña para hacerlas más seguidas. Por ejemplo, el uso de mándalas, o quizás armar cosas, trabajar con arcilla o masa, entre otros. Saludos.

Deja un comentario