El cáncer y las emociones por Mabel Villena

Publicado por Mabel Villena Categoría: Familia

La organización Mundial de la Salud celebra el Día Mundial contra el cáncer. Cada año, surge más la necesidad de atender los aspectos psicológicos asociados al diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad.

En las últimas investigaciones sobre enfermedades crónicas han aumentado la alta incidencia y prevalencia de estas dolencias, lo que obliga a generar diversos cambios en los hábitos y estilos de vida que las personas debemos asumir.

El cáncer es un conjunto de enfermedades caracterizadas por la presencia de nuevas células que crecen y se extienden sin control.

Algunas personas presentan cierta predisposición genética al cáncer, la enfermedad en sí misma casi nunca es hereditaria. El comportamiento y el estilo de vida son los factores que contribuyen en mayor medida a la aparición de esta enfermedad.

 

Es importante tomar en cuenta al psicoterapeuta Christian Fleche, quien nos explica que cuando algo traumático nos ocurre y por creencias o educación no enfrentamos y no expresamos, ese impacto emocional no-enfrentado ni resuelto, nos enferma.

A eso lo llama shock o trauma y este siempre va de la mano de un sentimiento personal, que queda grabado en forma de información en nuestras células.

Debido a ese impacto emocional, todo el mecanismo biológico entra en un estado de estrés y por lo tanto un shock. Si no se le da solución hacia el exterior, expresándolo, entonces se produce una solución interior, ya que ese estrés generado no puede resistir en el interior por mucho tiempo.

Entra en juego entonces el cerebro, que es el que gestiona la solución (lo que no se soluciona en el exterior se soluciona en el interior) y para eso llega la enfermedad.

Las células de nuestro cuerpo contienen datos. Dicha información proviene de la herencia y de la vida de la persona, de lo que ha aprendido y de lo que siente y vive todo lo que le sucede. Cada una de esas células está “codificada” con esa información la cual activa su funcionamiento y por lo tanto provoca que nuestras células, tejidos y sistemas se comporten de uno u otro modo.

Se podría decir que según nuestros pensamientos o formas de ver la vida condiciona que enfermemos o no. Así aceptemos como verdad nuestra forma de aceptar las cosas, así nuestras células procesarán esa información, negativa o positiva.

Una tarea que no tiene desperdicio porque siempre tendemos a buscar soluciones en nuestro “consciente”. En este proceso curativo, se propone entrar en inconsciente y encontrar las valiosas respuestas que el cuerpo nos manifiesta.

El cáncer es por tanto una manera inconsciente que tendría nuestros cuerpo de representar que algo nos “mata inconscientemente por dentro”, o nuestro deseo inconsciente de morir y el síntoma se manifiesta físicamente en forma de tumor que nos “corroe” por dentro.

Una experiencia muy traumática, vivida en soledad, puede manifestar simultáneamente a nivel psíquico, cerebral y orgánico. Es posible que la afectación de una zona determinada del cerebro explique el lugar donde se desarrolla el tumor.

Expresar y compartir emociones resulta preventivo y forma parte del tratamiento de los pacientes con esta enfermedad.

Los pacientes que tienen tratamiento hospitalario deben recibir apoyo psicológico más especializado que asegure una adecuada comunicación entre el paciente y el equipo médico, de modo que el paciente y sus familiares comprendan la información. Debe enseñar a la familia habilidades de comunicación; al paciente, el manejo de la ansiedad y las emociones negativas, para tomar decisiones desde un estado de tranquilidad que permita la reflexión.

Definitivamente la familia sufre a nivel emocional por la carga de estrés que acompaña los diferentes tratamientos, por ese motivo es necesario el apoyo psicológico.

El objetivo de la atención a las personas con cáncer es doble. Por un lado, prevenir y curar y, por otro, impedir o disminuir el sufrimiento y proporcionarles el mayor bienestar. Este segundo aspecto es tan fundamental como el primero.

1 Like

Mabel Villena
Licenciada en Psicología en la especialidad de Psicología Clínica en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Con 15 años de experiencia en el área educativa – comunitaria. Con formación Psicoterapéutica Geltalt y con un Diplomado de especialización en diseño y evaluación de proyectos sociales en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Experiencia sólida orientando a padres de familia y docentes, y brindando atención a niños del nivel inicial y primaria (1er y 2do grados) a través de programas de intervención psico educativos. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en las sedes de Pachacútec – Callao y Año Nuevo - Comas.

Comentarios: 0

Deja un comentario