Cómo regular la conducta infantil por Rosenda Ccala

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Educación

En ocasiones somos participes de estallidos por parte de los niños, sin una razón fehacientes que las motiven. De pronto reaccionaron con agresividad, tirando las cosas o gritando hasta llorar, y las personas que las perciben dicen “que malcriado este niño”, “le hace falta unas buenas…” Sin embargo, es importante mencionar que el niño, como cualquier otra persona, se altera por algo que no consiguió o por que no lograron satisfacer sus necesidades. Entonces estalla en estos arranques, manifestando de esa forma todo aquello que siente y que se expresa en su comportamiento. Pero ¿Cómo lograr la autorregulación de su conducta?

La autorregulación es la habilidad de una persona para controlar el comportamiento. Se desarrolla con el tiempo e involucra muchos aspectos del desarrollo, social, emocional y cognitivo. La autorregulación puede ser considerada también como la integración exitosa de la emoción (lo que siente el niño) y la percepción (lo que el niño sabe o puede hacer)  que da como resultado un comportamiento apropiado.

¿Cómo favorece esta habilidad en el niño?

Que el niño logre esta habilidad, va a favorecer que desarrollen competencias como la autonomía, la responsabilidad, la toma de decisiones, la asunción de errores y su posterior búsqueda de soluciones.

Cuál es la clave para ayudar al niño a regularse:

La regulación es una habilidad y como tal se aprende, y son los padres los llamados a enseñar, dado que son los responsables de la educación y formación de los niños. Por cuanto la única clave para que el niño logre esta habilidad es el comportamiento mismo de los padres. La forma cómo reaccionan ante situaciones estresantes o difíciles, si tienen y usan algún tipo de estrategia para enfrentar estas situaciones o simplemente reaccionan con agresividad: esa forma lo va a imitar el niño. Tal cual actuará en situaciones que no puede manejar o en el que no logra una respuesta satisfactoria a sus necesidades

Los padres, cuando estén en ese trance de corregir, deben ser capaces de tomarse su tiempo para calmarse  y poder recapacitar si eso que están a punto de hacer es un acto de amor que busca ayudar a sus hijos y que permitirá ir construyendo la autorregulación o es un acto de rabia, de ofuscación, de desfogue, en el que el adulto quiere tan solo imponer su autoridad y así maltratar al niño.

Otras formas de ayuda:

  • Ayude a que el niño encuentre sus propios motivos para actuar, así como permitirles que busque sus propios retos con los que crecer y aprender sin miedo a equivocarse. De este modo, estamos facilitando que aprenda a autorregular su conducta, a ser más autónomo, a tener más confianza en sí mismo y a luchar por sus metas.
  • Cuéntele historias, en las que se relate situaciones reales y de conductas positivas, quizás opuestas a su conducta agresiva.
  • Visibiliza sus éxitos con respecto a su conducta, por ejemplo, dígale: “veo que a pesar que estabas muy molesto con tu compañero no lo agrediste”. Esté atento a aquello que se quiere lograr y hazlo notar, enfócate en lo positivo más que en lo negativo.
  • Evita satisfacer todos sus requerimientos, ayúdalo a que identifique los que son realmente necesarios.
  • Enséñale a detectar sus emociones de ira y cólera, que identifique señales de alerta y poder controlar para así evitar desbordes emocionales.

Finalmente, recuerda que la autoregulación es una habilidad que se logra con el tiempo, que requiere principalmente de mucha constancia y compromiso de los adultos. ¡Así que manos a la obra!

0 Likes

Rosenda Ccala
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estudios de Maestría en Psicología Educativa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Segunda especialidad en Dificultades del Aprendizaje en el Centro Peruano de Audición, lenguaje y aprendizaje (CPAL). Con experiencia laboral en el área Educativa, Social-comunitaria y Clínica. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos en dos sedes en Comas.

Comentarios: 0

Deja un comentario