Educando contra la corrupción por Gissela Martínez

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Educación

Lamentablemente, es un término que está de moda. Entonces, empecemos entendiendo de qué estamos hablando. La RAE (Real Academia Española) la define como la acción o efecto de corromperse (echar a perder, dañar, alterar y trastocar algo). En otras palabras, es la acción humana que transgrede las normas legales y los principios éticos. Pero, esta acción ¿solo existe al nivel de las autoridades o gobierno actual? O quizás, ¿podríamos encontrarla en diversos actos diarios de la población? Lamentablemente, la corrupción es un acto que se ve en todos los ámbitos de nuestra sociedad y que poco a poco se ha hecho parte de nuestra cotidianidad. Por ello, es importante que, desde nuestra posición de padres o educadores desarrollemos una lucha frontal y consciente contra este mal, siempre entendiendo y creyendo firmemente que nuestros niños son realmente el futuro de nuestro país.

Entre los tipos de corrupción podemos encontrar: el soborno, la extorsión, el peculado, colusiones, fraude, tráfico de influencias y en general, la falta de ética.

Pero, ¿cómo podemos contrarrestarla?

Aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudarnos:

  • No mentir para conseguir algún beneficio: por ejemplo, en la edad o estatura de nuestros hijos para algún descuento. Es importante que nuestros hijos vean que el respeto a las normas establecidas es importante y que hay un porqué de las mismas.
  • Frente a alguna arbitrariedad, enseñarles los mecanismos que existen para manifestar algún desacuerdo. Es importante también que nosotros confiemos en que esos procesos, aunque largos y tediosos, son aquellos que protegerán nuestros derechos.
  • Además de dar a conocer los derechos propios, dar a conocer los derechos del otro, especialmente los de poblaciones vulnerables.
  • Fomentar el uso adecuado de los recursos naturales, como el agua y la electricidad, dado que esas acciones dan cuenta del valor del respeto.
  • No dar opiniones discriminatorias de ninguna persona o grupo de personas. Enseñarle desde pequeños a manifestar una opinión contraria a alguna práctica usando un lenguaje adecuado.
  • Fomentar el respeto por la libertad de expresión, siempre con el uso de un lenguaje de respeto.
  • Incentivar el trabajo voluntario o apoyo a causas solidarias. Por ejemplo, el donar juguetes en buen estado, ropa o enseres en general. Asimismo, averiguar sobre voluntariados en el que se pueda participar de alguna actividad en específico.
  • Para los pre y adolescentes, frente a las noticias que llegan a diario de los actos de corrupción de las autoridades, explicarles el por qué esas acciones nos dañan como sociedad, su repercusión en el ciudadano de a pie y nuestra responsabilidad frente a ello.

Finalmente, y lo más importante: Dar el ejemplo. Recordemos que como adultos (padres, educadores) somos el ejemplo para los niños. Así que tengamos mucho cuidado con nuestras acciones porque los niños están aprendiendo de nosotros. Todos estamos unidos por sacar adelante una sociedad que promueva adecuados valores morales y éticos.

1 Like

Aprendamos Juntos
Nuestro programa trabaja con niños de 1er. y 2do. grado de escuelas en áreas vulnerables dentro de nuestra ciudad. El alcance de nuestro programa también incluye a los padres y maestros de cada escuela, ya que buscamos un apoyo integral para mejorar el aprendizaje de cada niño.

Comentarios: 0

Deja un comentario