Educando la voluntad en los niños por Rosenda Ccala

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Niños

La voluntad es el motor de los demás valores, ningún valor puede cultivarse por sí solo si no hacemos un esfuerzo, pues todo requiere pequeños y grandes sacrificios realizados con constancia.

La voluntad nos lleva a tener objetivos claros, firmeza en los propósitos, y ánimo frente a las dificultades que se pueda presentar en el camino. Para no decaer en nuestro intento, esta necesita ser educada,  porque no nacemos con voluntad, sino que se va desarrollando y formando día a día y mejor si se va fortaleciendo desde edades muy tempranas.

Así cuantas veces hemos sido espectadores de las famosas exigencias o  demandas de parte de los niños, que piden una cosa y luego otra, y se enfrascan en su deseo, o cuando se niegan a ir a la cama por querer ver  televisión, y vemos como los padres ceden a la presión del llanto de su niño,   el niño va descubriendo su propio yo y se da cuenta que tiene voluntad distinta a la de los padres, y muchas veces quiere imponer sus propios deseos y demandas comenzando la etapa del negativismo, que consiste en desafiar a los padres con el “no” algo normal en esa edad.

Pero es momento en que debemos enseñar al niño que no siempre puede hacer lo que él quiere y empezar así a fortalecer su voluntad

  • La voluntad se educa a través de tu ejemplo, recuerda que los padres son modelos para sus hijos, y es la mejor forma de establecer conductas positivas en tus hijos. Por ejemplo, si enseñas a tu hijo a que debe lavarse los dientes después de comer cada día, necesitará fuerza de voluntad y motivación para querer hacerlo antes de irse a la cama, disciplina para conseguirlo y la toma de decisiones será el que decida que sí debe hacerlo… pero siempre, bajo tu buen ejemplo
  • Educarlos en el orden es un primer estadio para el autocontrol. Planteándose objetivos lo más claro posible.
  • Educarles en la autoexigencia: hay que enseñar desde los primeros años a tener un afán de hacer las cosas bien, sin caer en el perfeccionismo. Que entiendan y asimilen términos como esfuerzo, sacrificio, etc., es fundamental para su educación.
  • Fomente los hábitos de estudio: tener un horario establecido para realizar las tareas escolares, así como para el estudio y lectura de cuentos en familia.
  • Establecer reglas y normas claras, así como cumplirlas tanto los niños como los padres y establecer las consecuencias al transgredir las normas. El asumir reglas nos permite tener una convivencia sana.
  • Incentivar que culmine con lo que inicia, ser perseverante y no darse por vencido frente a la primera dificultad. Hacerle entender que termine con la actividad que inició para poder comenzar con otra tarea.
  • Darle responsabilidades cotidianas y motivarlos a que los cumplan (sacar la basura, recoger la mesa, ordenar los juguetes, etc.,), teniendo en cuenta su edad y sus posibilidades.
0 Likes

Rosenda Ccala
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estudios de Maestría en Psicología Educativa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Segunda especialidad en Dificultades del Aprendizaje en el Centro Peruano de Audición, lenguaje y aprendizaje (CPAL). Con experiencia laboral en el área Educativa, Social-comunitaria y Clínica. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos en dos sedes en Comas.

Comentarios: 0

Deja un comentario