El basketball, un deporte para nuestros pequeños por Jacqueline Ponce

Categoría: Crianza, Educación, Niños

En la actualidad, el sedentarismo forma parte de la gran mayoría de personas, no importa la edad o condición social. Si observamos un momento a nuestros hij@s, seguramente estarán prendidos de una tablet, celular, laptop u otro aparato tecnológico durante más de una hora al día, lo cual no es saludable para su desarrollo. Por ello, como padres, debemos tener alternativas que puedan cambiar esta realidad. Una muy importante es el “Deporte”

Practicar deporte debe ser un hábito que inicie desde muy pequeñ@,  pues realizar ejercicios físicos contribuye al buen desarrollo de los niñ@s y mejora la calidad de vida de quienes lo practican. El deporte en los niños empieza, a través del juego, lo que ellos desean es jugar y divertirse, entonces juguemos con ellos y practiquemos deporte. Uno que brinda muchos beneficios es el “basketball”; niños desde los 4 a 5 años pueden empezar a practicarlo, corriendo, saltando y moviéndose de un lado a otro irán canalizando toda esa energía que siempre tienen.

Si a tu niñ@ le gusta el juego de encestar pelotas, pues no dudes en acompañarlo a sus entrenamientos, disfrutarás junto con ellos de todo lo que aprende clase a clase y no solo en el campo de juego sino también en lo que hay detrás del juego, como: el intentar y esforzarse una y otra vez, a disculparse si lastima a un compañero, o saber ganar o perder, ésta última es una situación que cuesta mucho a nuestros pequeñ@s, a sentirse parte de un equipo y que colaborando entre todos llegan los buenos resultados, valorando a cada miembro del equipo, desde quien hizo el encesto o hizo los puntos, o aquellos que defendieron y dieron la asistencia para ello. Como podemos ver, practicar basketball es muy importante; sin embargo, hay algunos beneficios muy puntuales que sin duda se alcanzaran con la práctica y continuidad:

  • Desarrolla la atención, el equilibrio y la coordinación.
  • Mejora la resistencia física, la velocidad y agilidad.
  • Estimula el sistema óseo, muscular y el cardiovascular.
  • Se libera endorfinas (hormonas de la felicidad).
  • Fomenta la sociabilidad y convivencia entre compañeros
  • Favorece la práctica de valores como el trabajo en equipo, compañerismo, entre otros.
  • Aleja a los niños del sedentarismo.

Una de las satisfacciones más grandes que tienen los padres es ver crecer a sus niñ@s, por ello no debemos olvidar que practicando un deporte crecerán saludablemente, incentivando que lo aprendido deberá ponerse en práctica día a día. Recuerda, el niñ@ debe escoger el deporte que más disfruta, nuestro objetivo es buscar el crecimiento físico y emocional de nuestros pequeñ@s permitiendo así un equilibrio entre cuerpo y alma.

0 Likes

Jacqueline Ponce
Licenciada en Psicología en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Diplomado en Fonoaudiología en la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (UNIFE). Maestría en Psicología con mención en Intervención Psico educativa en trastornos del Neuro desarrollo. Especialista en Estimulación Temprana y Consultoría externa en monitoreo y evaluación de prácticas pedagógicas docentes del nivel inicial. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en las sedes de Villa el Salvador y San Juan de Lurigancho.

Comentarios: 0

Deja un comentario