Enseñando a los pequeños a cuidar su piel por Maritza Cantera

Categoría: Crianza, Niños

“¡Auch!, me quemé”

Una frase que todos deberíamos recordar es que “la piel tiene memoria”.

“En mi niñez, recuerdo a mi madre colocándome el protector solar por todo el cuerpo antes de ir a la playa; además de los comentarios de familiares que decían “en mis tiempos, esto no existía”.

Actualmente todos sabemos que la radiación tiene un efecto nocivo en la piel, es la causa de la conocida insolación. Incluso una quemadura solar (un simple enrojecimiento), que no evidencia ningún síntoma en el momento, es un daño que queda registrado en la piel. Esto puede generar, en años posteriores, desde un envejecimiento prematuro hasta un cáncer de piel.

Con los altos niveles de radiación, tanto en invierno como en verano, debemos incluir como parte de nuestros hábitos el cuidado de la piel.  Para ello, es necesario tomar en cuenta las precauciones indicadas por los especialistas pertinentes. Además, se debe fomentar en la familia, que los más pequeños practiquen estos hábitos de autocuidado.

Prevenir es sin duda la clave. Por ello, presento un conjunto de medidas de precaución para mantener el bienestar de nuestra piel. Todas ellas son importantes en conjunto.

  • Uso de un buen protector, el criterio es que sea factor de protección 50+ y que tenga protección UVB/ UVA.
  • Aplicarlo unos 30 minutos antes de la exposición, varias veces al día; un protector no dura más de 4 horas; y volver a aplicar una buena cantidad en el rostro y todo el cuerpo incluso después de mojarse o sudar.
  • Algo super importante: No exponerse al sol entre las 11:00 a.m. y 4:00 p.m. No te dejes engañar por un día nublado o por estar dentro del mar. Los rayos ultravioletas atraviesan las nubes y el mar.
  • Utilizar prendas de vestir que nos protejan: sombreros de ala ancha, lentes de protección contra rayos ultravioleta.
  • Beber agua constantemente. Esto te mantiene sano y nos ayuda a sobrellevar las altas temperaturas.

PRECAUCIONES CON LOS BEBÉS.

  • No exponer al sol a un bebé antes del año. Su piel es muy inmadura y sensible.  Puedes colocarle protector solar a partir de los seis meses.
  • Mantenerlos en la sombra, y colocarles un gorro y polos de manga larga.

Para lograr que estas medidas sean parte de los hábitos de autonomía de un niño en su día a día, es necesario el acompañamiento de la familia. Esto le permitirá ejercer los autocuidados cuando el sol sea implacable con él.

El punto más importante en la enseñanza del autocuidado es tener en cuenta que estas conductas se aprenden. Por lo tanto, el rol de la familia es crucial.

Pautas de enseñanza:

  • Dar el ejemplo. – El ejemplo de los padres fomenta la imitación de los niños. Un niño debe observar que sus padres usan el bloqueador y que siguen las medidas mencionadas anteriormente.
  • Todo se logra pasito a pasito. – Ya que muchas de las pautas mencionadas son conductas complejas, enséñales con paciencia conductas previas como por ejemplo rociar una adecuada cantidad de bloqueador en la mano, escoger prendas de vestir y dentro de ellas, las prendas de protección solar. La idea es desmenuzar dichas conductas en las más simples, y así poco a poco, el niño logrará realizarlas de manera conjunta y más eficaz.
  • Reforzar los intentos de niño. – Siempre que reforzamos, vamos a lograr que esta conducta se repita y que mejor forma de hacerlo que utilizando frases que los motiven: “¡Qué bien!”, “Estamos contentos por ti”,” ¡Qué bien lo estás haciendo!”,” Lo lograste”.
  • Aprovecha lo que van viviendo los niños como un espacio de aprendizaje. – A través de preguntas puedes ir compartiendo con ellos, partiendo de lo que ya saben acerca de los cuidados de la piel: “¿Qué debes hacer antes de salir a jugar al parque?, escucha su respuesta y comparte tu conocimiento además de felicitarlo.
0 Likes

Maritza Cantera
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Segunda especialidad en Intervención Temprana con niños con/ sin necesidades educativas especiales en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Actualmente llevo el curso MOOC del Ministerio de Educación. Brindo consultorías de manera particular a instituciones educativas. Me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos - Fundación Custer en las sedes de Chorrillos y San Martín de Porres.

Comentarios: 0

Deja un comentario