Entrenando la memoria por Maritza Cantera

Categoría: Crianza, Educación, Niños

Me viene a la mente la palabra RECORDAR. Uno pensaría que es un proceso sencillo, pero realmente no lo es. Su importancia radica en que no se logra el aprendizaje sin ella. Todo dato, hecho o sensación que recuperamos en diferentes situaciones lo hemos tenido que almacenar en nuestro cerebro. Recordamos diferentes fechas, situaciones que hemos vivido, incluso olores de personas o la sensación que nos causó y procedimientos como nuestra receta favorita; sin este proceso, no pudiéramos aprender.

Es una capacidad que incluye tres procesos:

El primero es el registro: cuando Sandro me pregunta qué es eso, él está listo para registrar, interesado en saber, dispuesto y por lo tanto atento. Le diré que es una chirimoya, que es verde por fuera y blanca por dentro y que tiene un sabor dulce. Él se quedará pensando, tal vez se anime a experimentar, lo cual ayudará a que el conocimiento se retenga (el segundo) y se almacene de forma más efectiva. Tal vez lo repita o me pregunte otra vez el nombre de la fruta, hasta que logre almacenar esta información de manera adecuada. Luego de escucharlo repetir, me animaré a preguntar si se acuerda su nombre, pues tuvo varios ensayos para repetir o lo asoció quizás con algo. Si me responde correctamente, quiere decir que logró recuperarla (el tercero). Como vemos, la memoria tiene tres procesos: el registro, la retención y la recuperación de la información. Todas ellas importantes para lograr el aprendizaje. Si más adelante Sandro se anima a comprar la chirimoya, o la ve en el mercado y la reconoce, grabará el nombre de manera permanente en su mente sin darse cuenta. Incluso recordará su sabor y pronto él será quien responda esa pregunta a otra persona.

Tarea en casa: desarrollar la memoria de los niños:

  • Actividades cotidianas: puedes empezar mencionándole una pequeña lista de cosas que necesitas de la bodega (empieza por 3 o 4 elementos), luego pedir que repita lo escuchado.
  • Antes se jugaba con mayor frecuencia con tarjetas de diferentes categorías que debían ser volteadas para descubrir y recordar donde estaban las dos tarjetas iguales.
  • Muéstrale un álbum de fotos, o las fotos de tu celular donde el niño pueda señalar algún evento, y pídele que recuerde algo particular que paso o que te mencione que personas aparecen en la foto.
  • Muchas veces el niño pregunta diferentes cosas a la vez y lo primero que hacemos es pedir que se quede en silencio o no interrumpa. En estas situaciones debemos felicitarlos por su curiosidad y tratar de darle alguna pista de algo, una por día para que siga motivado.
  • Cantar con ellos, aprender adivinanzas o trabalenguas es sumamente divertido para los niños. Ellos lo disfrutarán mucho.
  • Para los más grandes puedes volver a disfrutar de juegos como el TUTTI FRUTTI en familia, o poner canciones y pedir que recuerden el cantante o el nombre de la canción.

No te olvides de darles pistas y apoyarlos para que poco a poco su memoria los ayude a registrar, retener y recuperar mayor información en su día a día.

0 Likes

Maritza Cantera
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Segunda especialidad en Intervención Temprana con niños con/ sin necesidades educativas especiales en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Actualmente llevo el curso MOOC del Ministerio de Educación. Brindo consultorías de manera particular a instituciones educativas. Me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos - Fundación Custer en las sedes de Chorrillos y San Martín de Porres.

Comentarios: 0

Deja un comentario