Estar presentes por Daniel Peña

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Familia Sin comentarios

Hace poco escribí sobre el abandono emocional y las consecuencias en el desarrollo de nuestros hijos, pero hoy quería escribir del otro lado de la moneda, de la importancia de estar presente en la vida de nuestros hijos y poder compartir con ellos.

Es cierto que todos tenemos responsabilidades, que debemos trabajar para poder pagar las deudas, para poder tener un plato de comida, un techo, poder pagar el colegio y las cosas que nuestros hijos necesitan. El problema no está en eso, sino en que muchas veces dejamos que todo eso nos quite poder pasar un tiempo con nuestros hijos. Y aunque le podamos comprar todas y las mejores cosas del mundo, el mejor regalo es darle un abrazo y ponernos a jugar con ellos, donde puedan sentir que ellos son apreciados, queridos y valorados.

¿Cómo estar presente?

  • Jugando. El juego es una de las actividades que los niños más disfrutan, donde pueden convertirse en héroes, en adultos, en animales y en lo que puedan imaginar. Es un tiempo donde pueden también reflejar los problemas que están pasando, sus miedos o sus disgustos. El jugar con ellos nos ayudará a poder entender mejor lo que está pasando y viviendo y desde el juego también los podemos ayudar a ver qué es lo que puede hacer en la vida diaria. Además, el juego es un tiempo divertido donde podemos reír, podemos tirarnos al suelo sin reparos y nos podemos relajar.
  • Tareas. Puede que este tiempo no sea muy divertido como cuando nos ponemos a jugar con nuestros hijos, pero también es un momento donde les mostramos que nos interesa lo que están aprendiendo y felicitarlos por ello. O por otro lado saber dónde necesitan un poco más de apoyo y poder ser quienes les ayudemos.
  • Actuaciones. Para muchos niños es emocionante presentarse en alguna actuación y es mucho más emocionante saber que tus papás están viendo y acompañándolo.
  • Llamada. Puede que, por responsabilidades o viajes, no podamos estar siempre, pero donde estemos podemos hacer una llamada y darnos el tiempo para conversar con nuestros hijos, o poder darles las buenas noches. Cuando un padre está lejos muchas veces el escuchar su voz lo trae con nosotros.
  • Conversando. Pregúntale cómo estuvo su día, los problemas que tuvo, los logros conseguidos o las cosas que aún nos faltan por hacer. Aprovecha y cuéntale, también, lo que hiciste tú, pídele algún consejo o su opinión, puede que te sorprenda.

Beneficios de estar presente.

  • Niños más seguros de sí mismos, que tomen riesgos, que intenten hacer cosas.
  • Niños con una autoestima positiva, que se sienten valorados.
  • Niños más sociables.
  • Niños que se sienten bien.

 

Recuerda que el mejor regalo para tu hijo eres tú.

2 Likes

Daniel Peña
Licenciado en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Diplomado en Estimulación Temprana bajo el enfoque de inteligencias múltiples en el Instituto de Aprendizaje e Innovaciones Educativas (INFAMILE). Diplomado en Neuroeducación con mención en primera infancia en el Centro Iberoamericano de Neurociencia, educación y desarrollo humano. Con curso de Conciencia Fonológica en el Centro Peruano de Audición y Lenguaje (CPAL). Actualmente me desempeño como Psicólogo Supervisor en dos aulas del Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en Ventanilla-Callao.

Comentarios: 0

Deja un comentario