El juego como herramienta de aprendizaje por Jacqueline Ponce

Categoría: Crianza

¿Vamos a jugar?

¡Sííí! Sin dudarlo, responderá todo niño a sus amigos, padres o profesores que le planteen esta interrogante.

Los niños se caracterizan porque todo lo ven juego y que bueno que sea así, debido a que durante el juego desarrollan su imaginación, su creatividad, aprenden a cooperar, deben comprender pautas para poder jugar y ganar o simplemente divertirse sin límites.

El juego ayuda a nuestros niños a desarrollar muchas habilidades como las lingüísticas; por ejemplo, cuando tienen que comunicar sus necesidades e intereses para continuar con el juego, la interacción entre ellos hace que su lenguaje se enriquezca; desarrollan destrezas motoras, cuando están corriendo, saltando, trepando, de un lado a otro; también su capacidad de razonamiento se estimula, debido a que los niños están comprendiendo las reglas y solucionando problemas, todo esto ayuda al fomento de sus habilidades sociales.

Son muchas los beneficios del juego en nuestros niños, por ello en la escuela el juego es un recurso muy importante, convirtiéndose en el pretexto para aprender de manera divertida. En el juego se desarrolla los procesos de atención y memoria los cuales son básicos para el aprendizaje, además del lenguaje y el razonamiento lógico, es por ello que se puede considerar al juego como un recurso para aprender.

El juego, es la base de la metodología que aplicamos en Aprendamos Juntos. Todas nuestras actividades a desarrollar con los niños son altamente lúdicas y significativas para ellos, de modo que aprenden jugando.

¿A qué podemos jugar con nuestros niños?

Un juego clásico es el “Ludo”, mediante este juego los niños aprenden a tener paciencia, deben esperar a sacar 6 en el dado para poder comenzar, aprenden a contar y sumar de manera mental, a cumplir las reglas del juego, a interactuar entre ellos.

Otro  juego muy conocido es “ritmo a go-go”. Con él podemos desarrollar el vocabulario de nuestros niños, así como su memoria verbal.

Para reforzar la lectura de aquellas palabras que les dificulta escribir o leer, podemos jugar a memoria de palabras: en tarjetas colocamos pares de la misma palabra, las volteamos y mientras giramos reforzamos la lectura y memoria.

Existen muchos juegos de mesa, a los cuales podemos sacarle el máximo de provecho, pero sobre todo vamos a interactuar con nuestros niños, disfrutaremos juntos, pasando tiempo de calidad con ellos.

Por último, debemos de mencionar que el juego, también regula la conducta de nuestros niños, mejorando su tolerancia a la frustración, y aprendiendo a respetar y comprender las emociones del grupo.

Por ello, no se hable más a jugar se ha dicho, involucrémonos en sus juegos y con ellos aprendamos juntos.

0 Likes

Jacqueline Ponce
Licenciada en Psicología en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Diplomado en Fonoaudiología en la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (UNIFE). Maestría en Psicología con mención en Intervención Psico educativa en trastornos del Neuro desarrollo. Especialista en Estimulación Temprana y Consultoría externa en monitoreo y evaluación de prácticas pedagógicas docentes del nivel inicial. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en las sedes de Villa el Salvador y San Juan de Lurigancho.

Comentarios: 0

Deja un comentario