La acción educadora y formadora del maestro por Rosenda Ccala

Categoría: Educación Sin comentarios

Mejor que mil días de estudio diligente es un día con un gran maestro. Proverbio japonés.

En nuestro país cada 6 de julio se celebra el Día del Maestro. En los colegios, días antes, los alumnos y padres de familia se organizan y preparan actividades con mucho cariño para homenajear a esas personas que día a día se entregan a su labor ofreciendo no solo conocimientos, sino también afecto, normas, valores y con quiénes nuestros niños comparten gran parte del día: sus maestros. Desde Aprendamos Juntos, queremos homenajear y reconocer la misión de los maestros, un actuar silencioso, pero muy fructífero e indispensable para un futuro mejor, para una nación más justa, democrática, sensible, con responsabilidad social y productiva que tanto anhelamos.

¿A qué se debe la elección de la fecha?

La elección de la fecha se debe a que coincide con la fundación de la Escuela Normal de Varones por el libertador José de San Martín en el año de 1822. Sin embargo, fue en el gobierno del presidente Manuel Odría, en el año 1953, que se instauró oficialmente la celebración “Día del Maestro”.

Un maestro es:

Un profesional con conocimiento suficiente y actualizado permanentemente, de acuerdo a los avances en el mundo como en la tecnología, para dar lo mejor de sí. Pero, principalmente, es un valiosísimo recurso humano que cumple una serie de funciones desde la práctica enseñanza-aprendizaje hasta lo personal, con capacidad para la tolerancia, para establecer relaciones humanas dialogantes y con un ser inspirador y transformador para sus alumnos.

El maestro de hoy en día demuestra su capacidad para:

  • Propiciar un clima escolar que estimule el aprendizaje y la socialización en el aula. Ofreciendo afecto, seguridad y confianza para con sus alumnos, aplican estrategias de consenso en el aula haciendo participe a los niños
  • Detectar la situación real de los estudiantes para brindarle ayuda oportuna y adecuada, haciendo uso de su capacidad intuitiva y empática.
  • Fomentar la creatividad, propiciando ver las cosas desde diferentes puntos de vista. Estableciendo situaciones que lo retan a si mismo así como a  sus alumnos.
  • Demostrar amor al enseñar y sobre todo a tener en cuenta que tiene a su cargo la responsabilidad de la formación intelectual y actitudinal de los niños niñas y adolescentes.
  • Inspirar a sus alumnos, a través del manejo de la información y experiencia personal, que conjuntamente con la motivación y la curiosidad que son los motores del conocimiento, hacen que el niño rinda más al estar motivado.

Es tiempo de revalorar la gran labor educadora y formadora de los maestros peruanos que asumen el compromiso desde hoy para forjar un futuro mejor.

0 Likes

Rosenda Ccala
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estudios de Maestría en Psicología Educativa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Segunda especialidad en Dificultades del Aprendizaje en el Centro Peruano de Audición, lenguaje y aprendizaje (CPAL). Con experiencia laboral en el área Educativa, Social-comunitaria y Clínica. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos en dos sedes en Comas.

Comentarios: 0

Deja un comentario