La familia como primer espacio socializador por Mabel Villena

Categoría: Familia

Conocí a Iván, un niño de 3 años que ingresaba por primera vez a un dentro de educación inicial. Él lloró durante 3 semanas para adaptarse a su profesora y al grupo de compañeros. Durante el año escolar él era agresivo con sus compañeros, no desarrollaba un lenguaje propio para su edad y en lugar de pedir las cosas, quitaba y golpeaba para obtener un objeto durante la clase o en el recreo. ¿Por qué sucedía esto? Quizás conociendo un poco más su ambiente familiar podamos entenderlo mejor.

Iván vivía con su padre que era comerciante. Él salía temprano y regresaba de noche; la mamá era ama de casa, no le tenía paciencia y no pasaba mucho tiempo con él; le ponía la televisión, no lo sacaban a jugar al parque y se dedicaba a hacer todos los quehaceres de la casa. El niño no tenía cerca a los abuelitos u otros familiares que pudieran apoyar en su crianza, y su mamá desconocía la importancia de estimular el lenguaje y la afectividad en su hijo. Al ingresar al inicial fue un verdadero problema para la profesora en el aula. Realmente Iván no tuvo la preparación social y emocional para salir de su hogar y lograr una adaptación adecuada en la escuela. Su retraso en el desarrollo del lenguaje y su aislamiento en casa creo un niño desprovisto de habilidades sociales.

Recordemos que la familia para un niño es el primer espacio de modelos de aprendizaje para el desarrollo de habilidades necesarias para afrontar las diversas situaciones que brinda el entorno; padres, hermanos y quienes viven con el niño son cruciales para su desarrollo psicológico.

Los padres podemos y debemos aprender a acariciar con la voz y con las manos, los cuales son estímulos fundamentales para el desarrollo infantil. Cuando hagamos un acercamiento con el niño debemos ir ofreciendo mensajes gestuales de cariño, ternura; el niño va entender que lo queremos, que es importante, que puede influenciar positivamente sobre nosotros. Con esta práctica, mejoraremos nuestra relación con ellos, reforzaremos su confianza y desarrollaremos su autoestima. Luego, el niño lo plasmará en su entorno, gratificando a los que los rodea.

Entonces, ¿Qué podemos hacer para favorecer su socialización? Aquí algunas pautas que pueden ayudarnos:

  • Guiarlo, dar ánimo, apoyar, dar afecto y comprender sus necesidades básicas.
  • Tomar en cuenta su edad cronológica, su madurez, su independencia, su estilo de interacción cuando tratamos con él.
  • Proveerle de situaciones en las que se vea “obligado” a tratar con otros niños, con otros familiares.
  • Enseñarle maneras de enfrentar la frustración, de manejar sus emociones.
  • Ayudarlo a desafiar todos esos miedos a los que se enfrenta como dejar a sus padres y ser autónomo.

En conclusión, la historia de Iván nos permite ilustrar algunos elementos que como padres debemos considerar:

  • Aquel niño que no ha consolidado su desarrollo de lenguaje para su edad puede encontrar problemas de adaptación en la escuela.
  • Es importante que nosotros desarrollemos la capacidad para responder a las necesidades infantiles de cuidado, educación, de respeto y empatía según el desarrollo de nuestro menor hijo.
  • Un buen trato al niño asegura el buen desarrollo y bienestar infantil, base del equilibrio mental de los futuros adultos.

Desde Aprendamos Juntos, el trabajo que realizamos con la familia siempre está orientado a la toma de conciencia de los padres de la importancia de su labor, que va más allá de proveer económicamente, sino que se centra en brindarle un ambiente de aceptación y amor a cada niño.

0 Likes

Mabel Villena
Licenciada en Psicología en la especialidad de Psicología Clínica en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Con 15 años de experiencia en el área educativa – comunitaria. Con formación Psicoterapéutica Geltalt y con un Diplomado de especialización en diseño y evaluación de proyectos sociales en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Experiencia sólida orientando a padres de familia y docentes, y brindando atención a niños del nivel inicial y primaria (1er y 2do grados) a través de programas de intervención psico educativos. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en las sedes de Pachacútec – Callao y Año Nuevo - Comas.

Comentarios: 0

Deja un comentario