Los límites para ser feliz por Maritza Cantera

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Niños Sin comentarios

Cuando el niño deja su núcleo familiar para participar en un nuevo escenario como por ejemplo el colegio va mostrando conductas que manifiestan su nivel de adaptación y autoestima. Actualmente es más frecuente ver casos donde los niños dominan la situación y son ellos quienes imponen las normas en diferentes espacios como en la casa. Uno de estos casos son los llamados “niños consentidos”. Aparentemente, la excesiva permisividad y la falta de dedicación, por falta de tiempo, son algunas de las causas; igual de negativo que el exceso de autoritarismo.

Una de las tareas más difíciles para los padres y adultos es el establecimiento de los límites o normas en casa.

Los límites crean EQUILIBRIO, son necesarios pues les permiten adaptarse, manejar sus emociones y establecer vínculos positivos con valores como la justicia, seguridad y convivencia positiva, por lo tanto, influyen en el desarrollo cognitivo, emocional y social del niño.  Aprenden a considerar lo que tiene alrededor y son felices. Es un aprendizaje de todos los días y sin duda debemos partir de la idea de que como humanos nos equivocamos, que generando confianza lo podemos realizar y esforzarse vale la pena.

Los progenitores queremos ofrecer lo mejor a nuestros hijos, pero se deben tomar en cuenta el elaborar límites claros, que sean comunicados y explicados y que el niño comprenda bien para que sepa cuándo se excede y las consecuencias de ello. No se trata de que ellos nos deban obedecer ni es pretender que le vamos a dar todo lo que demanden, sino considerar un canal de comunicación donde ellos también puedan expresarse y que nos permitan guiarlos para que haya normas claras para su desarrollo pues se encuentran en un proceso de aprendizaje y no todo lo que demandan es una necesidad.

TENER EN CUENTA LO SIGUIENTE:

  1. Conocerlos cada día más, no sólo enfocarnos en sus conductas inadecuadas sino reforzar aquellas positivas. Esto debe ser el inicio y en la práctica es la clave del éxito en la relación con tu hijo.
  2. Los límites no deben afectar la autoestima del niño. Por lo tanto, acciones como humillar, el aislamiento o ridiculizar, que son tipos de violencia psicológica, no pueden estar presentes. Un niño debe sentirse seguro y es responsabilidad de los adultos que él sienta cariño y control.
  3. Tener en cuenta que no existe una estrategia única para todos, los límites varían de acuerdo a la edad del niño, sus propias características y el entorno que lo rodea. Otro aspecto importante es no buscar culpables como el colegio, los padres o los amigos sino enfocarnos en las soluciones y en los límites desde muy pequeños.
  4. Hay que darles la oportunidad de equivocarse y aceptarlos de manera incondicional. De igual manera fomentar espacios para la comunicación, hablar de todo, compartir tiempo con ellos.

¿Cómo lograrlo?

  • En familia: Llegar a un acuerdo y establecer las normas consensuadas entre todos. Los padres/madres establecen las normas, creando antes un espacio para que los niños puedan expresarse con libertad, dar opciones para que puedan elegir. Los acuerdos se ponen por escritos en un lugar visible de la casa (pueden estar escritas y /o dibujadas) y llevar un control de las mismas.
  • Corregir en el caso que fuera necesario con firmeza y respeto, expresando que siempre pueden hacerlo mejor. Es importante conectar con ellos y luego aplicar las consecuencias ya pactadas. Las consecuencias deben ser directas, inmediatas y proporcionales.

Sigue con el mismo empeño de educarlos, compartir intereses, preocuparte por sus aficiones y gustos.

0 Likes

Maritza Cantera
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Segunda especialidad en Intervención Temprana con niños con/ sin necesidades educativas especiales en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Actualmente llevo el curso MOOC del Ministerio de Educación. Brindo consultorías de manera particular a instituciones educativas. Me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos - Fundación Custer en las sedes de Chorrillos y San Martín de Porres.

Comentarios: 0

Deja un comentario