Los niños también se enfadan por Rosenda Ccala

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Niños

El enfado, es una de las emociones primarias, que tiene carácter innato y por ello, podemos percibirla hasta en los bebes. La APA (American Psychological Association), informa que los niños expresan el enfado de forma habitual,  así por ejemplo, los bebes suelen llorar cuando necesitan algo (alimento, limpieza, etc), y no son satisfechas de manera inmediata. En niños de entre los 3 a 5 años la forma de expresar su enfado es a través de las famosas rabietas, pero también las peleas con otros niños cuando, por ejemplo, no quiere compartir un juguete. Ya entre los 6 y 8 años los niños se enfadan por motivos similares al de los adultos, podemos observar cuando están jugando futbol y el jugador contrincante comete una falta para quitarle la pelota, entonces el niño reacciona impulsivamente para reclamar la falta que le propinaron y que se esta jugando sucio, y la situación podría empeorar si el arbitro no cobra la falta, reaccionan ante lo que creen que es una injusticia.

Tanto adultos como niños, experimentamos en nuestra vida diaria situaciones que nos producen enfado, la clave está en cómo manejamos esta emoción y evitar que sea una emoción constante en nuestras vidas y más aún evitar que se intensifiquen hasta volverse una reacción agresiva, que provocaría interferencias en nuestras relaciones con los demás.

Los niños manifiestan su enfado a través de conductas como:

  • Agachan la cabeza, se coge de los brazos, fruncen el ceño.
  • Rechazan a las personas que están a su lado
  • Dicen “mala, eres mala” o “ya no te quiero”
  • Pueden tirar las cosas, o patear lo que encuentran
  • Otros casos pueden golpear a la persona que no cumplió con sus deseos.
  • Gritan en señal de enfado, enojo.
  • Lloran de manera intensa, sobredimensionando la situación.
  • Intención de hacer daño a otros con el objetivo de vengarse o dominar.

Los riesgos de estas manifestaciones:

El niño, en su búsqueda de demostrar su poderío, de realizar las cosas a su manera y de llamar la atención recurre a estas formas  de actuar y más aún si ve que le dan resultado.

Si estos  episodios son mal manejados por los padres, se corre el riesgo de que puede terminar transformándose en un hábito.

El niño capta rápidamente los beneficios que obtiene por este medio,  logrando que sus padres cumplan con sus deseos.

Los padres frente a estas situaciones que pueden hacer:

A continuación, algunas recomendaciones que podemos seguir:

  • Tome estas situaciones como una oportunidad de aprendizaje para usted y su pequeño, para ofrecerle herramientas de cómo enfrentar futuras frustraciones, comprendiendo lo que le sucede con serenidad y cariño.
  • Desarrolle en su hijo habilidades lingüísticas que le permitan identificar sus emociones y a expresarlos verbalmente, de modo que ayude a la regulación de sus emociones; recuerde que cuanto más pequeño es tiene menos habilidades lingüísticas pero mayores reacciones.
  • Cuando mantenga la calma ante una situación irritante, reconozca su esfuerzo y felicítelo.
  • Cuando esté calmado, ayúdale a encontrar alternativas de solución, como avisar a un adulto, dar la espalda, y aliéntelo a que la próxima vez reaccione eligiendo una de estas formas socialmente aceptadas.
  • Permanezca cerca de su hijo y, en el momento que lo permita, abrácelo y consuélelo. Busque tranquilizarlo y darle seguridad.
  • No se moleste si descarga su enfado contra ud. el necesita sacar ese mal sentimiento que le asusta, ya que se ve ante una situación amenazante y su reacción es de defensa. Recuerde que no importa la reacción sino la respuesta que le inculcamos para enfrentar el enfado.

Ante estas reacciones no responda con enfado y mucho menos dramatice la situación, focalícese en su hijo y en que esté bien.

2 Likes

Rosenda Ccala
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estudios de Maestría en Psicología Educativa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Segunda especialidad en Dificultades del Aprendizaje en el Centro Peruano de Audición, lenguaje y aprendizaje (CPAL). Con experiencia laboral en el área Educativa, Social-comunitaria y Clínica. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos en dos sedes en Comas.

Comentarios: 0

Deja un comentario