Manos a la obra por Daniel Peña

Categoría: Crianza, Educación, Familia, Niños Sin comentarios

Aprovechando el feriado y la visita de mi sobrina, nos pusimos a hacer una plataforma para una tortuga que tenemos en casa. Ya teníamos los materiales, pero no sabíamos qué ni cómo hacerlo, así que fue tiempo de pensar. Me encantó que mi sobrina, agarrando los palitos de chupete, me dijo: ¡Tengo una idea!, y me la explicó detalladamente. Tengo que aceptar que esa forma no se me había pasado por la cabeza, la felicité, y comenzamos a hacer realidad su idea.

Entre las muchas actividades que podemos realizar con los niños en casa, hoy quiero hablar de las manualidades, como una alternativa para pasar un tiempo de calidad con ellos.

Es cierto que muchos podamos pensar que las manualidades no son para nosotros, que pueden ser muy complicados y que no nos saldrá bien. Pero te puedes sorprender de las cosas que puedes hacer solo con intentarlo y sobre todo lo mucho que te puedes divertir con tu niño en el proceso.

Podemos aprovechar este tiempo también para ayudar a nuestro hijo en su aprendizaje, puedes contar, ver números, hacer sumas o restas para ver cuánto nos falta, leer instrucciones. Y como es una actividad que les divierte, lo harán contentos.

Además, las manualidades tienen muchos beneficios para el desarrollo físico y mental de los niños.

Beneficios de las manualidades

Para mí, uno de los mayores beneficios siempre será el tiempo que puedan pasar como familia, haciendo algo fuera de lo común, y algo que pueda ir creando recuerdos de vida. Además, podemos identificar los siguientes beneficios:

  • Creatividad. Nos ayuda ver que una cosa puede tener muchos usos además del habitual. Además, al decorar o poner detalles nos permite utilizar nuestra imaginación, y hacer arte. Esto ayuda más adelante cuando el niño tenga que resolver problemas.
  • Seguimiento de instrucciones. Esto ayuda que los niños puedan tener una estructura al trabajar, además de desarrollar la comprensión ya sea al leer o escuchar las indicaciones.
  • Coordinación visomotriz. Al doblar, cortar, forrar, pegar, enhebrar, etc; por la precisión que necesita, el niño va afinando los movimientos que realiza con los dedos, esto le está preparando también para la escritura.
  • Autoestima. No hay nada como ver algo que hicieron sus propias manos, los niños se sienten bien al hacerlo ellos mismos,
  • El seguir los pasos o tener líneas o espacios para doblar o pintar, hace que el niño tenga que regular sus impulsos para hacerlo con precisión. Esto está muy de la mano también con el desarrollo de la atención al tener que seguir los pasos. Además de ayudar también al desarrollo de la paciencia.
  • Habilidades visoespaciales. Al tener que hacer dobleces, formas, giros estamos desarrollando su visión del espacio.

Así que es hora de poner manos a la obra.

“Todo parece imposible hasta que se hace” Nelson Mandela

1 Like

Daniel Peña
Licenciado en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Diplomado en Estimulación Temprana bajo el enfoque de inteligencias múltiples en el Instituto de Aprendizaje e Innovaciones Educativas (INFAMILE). Diplomado en Neuroeducación con mención en primera infancia en el Centro Iberoamericano de Neurociencia, educación y desarrollo humano. Con curso de Conciencia Fonológica en el Centro Peruano de Audición y Lenguaje (CPAL). Actualmente me desempeño como Psicólogo Supervisor en dos aulas del Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en Ventanilla-Callao.

Comentarios: 0

Deja un comentario