Más allá de lo evidente

Categoría: Crianza Sin comentarios

Una vez un niño de 4 años, muy emocionado, fue con su obra de arte en mano donde su papá, para mostrarle el elefante que había dibujado. Con mucha emoción, el niño dijo, ¡papá, mira el elefante que te he dibujado!, el padre al verlo sonriente le dijo, pero Juanito, los elefantes no son verdes y Juanito preguntó, ¿por qué no son verdes papá?…

Cuando vamos creciendo y conociendo el mundo, vamos perdiendo muchas veces esa inocencia de niño, esa capacidad de poder pensar diferente, de ver el mundo de otra forma a como lo conocemos y a veces nos cerramos en ver el mundo simplemente como es y nos perdemos de muchos matices que el mundo tiene.

Hoy quiero hablarles del pensamiento lateral que se refiere a una forma de pensar para buscar una respuesta diferente a la habitual, entonces, tiene que ver mucho con la creatividad.

Hagamos un ejemplo, menciona cómo podrías usar una escoba que no sea su uso habitual, barrer. Yo la usaría como un taco para jugar billar, ahora es su turno. Veamos cuántas ideas pueden sacar y no olvides preguntarle a tu hijo/hija también cómo podría usarla.

Recuerda que no hay respuesta incorrecta, no importa lo poco probable que sea.

Los beneficios de poder pensar diferente están en que nos ayuda a ver más opciones al momento de solucionar un problema, y tener así más alternativas de donde escoger la mejor. Por otro lado, nos permite tener una mente más abierta y más clara y encontrar soluciones inesperadas. Esto permite que el niño se sienta seguro y pueda aceptar ideas de otros, sin dejar de lado que permite desarrollar su creatividad y sentirse seguro de sí mismo, lo que causa una autoestima positiva.

¿Cómo poder desarrollar el pensamiento divergente?

Los acertijos y retos son la mejor forma ir pensando fuera de lo común más si cuentas solo con pocos objetos para resolverlos. Ahora te dejaré algunas actividades que te pueden ayudar.

  • Creando animales. Con tu hijo/hija, dibuja un animal que tenga partes de otros animales y piensa en cómo se llamaría.

O crea un animal que sea rápido, pueda volar y nadar y andar sobre la lava, ¿cómo sería este animal? Dibújalo.

  • Resolviendo absurdos. Los absurdos son las cosas que no tienen sentido, pero qué si existieran o pasaran, ¿cómo sería? Por ejemplo, pregúntale qué pasaría si los peces podrían volar. Qué pasaría si viviéramos bajo el agua. Y cosas así.
  • Usando distinto. ¿Recuerdas el ejercicio con la escoba?, hazlo con otros objetos que puedas encontrar en casa, el resultado será muy divertido.
  • Buscando escondites. Escoge un objeto cualquiera y pregúntale, ¿dónde lo podríamos esconder para que nadie lo pueda encontrar?

Recuerda que la única idea errada, es la que no se tiene.

Ahora es tiempo de pensar más allá de lo evidente.

4 Likes

Daniel Peña
Licenciado en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Diplomado en Estimulación Temprana bajo el enfoque de inteligencias múltiples en el Instituto de Aprendizaje e Innovaciones Educativas (INFAMILE). Diplomado en Neuroeducación con mención en primera infancia en el Centro Iberoamericano de Neurociencia, educación y desarrollo humano. Con curso de Conciencia Fonológica en el Centro Peruano de Audición y Lenguaje (CPAL). Actualmente me desempeño como Psicólogo Supervisor en dos aulas del Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en Ventanilla-Callao.

Comentarios: 0

Deja un comentario