Mi hijo no me entiende por Maritza Cantera

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Familia, Niños Sin comentarios

En sesiones en aulas encontramos algunos niños que constantemente preguntan qué dijo o que no entienden lo que se les dice. Al inicio pensamos que tal vez no escuchan bien, sin embargo su audición es normal. Además, muchos no entienden bien las instrucciones o confunden un fonema (el sonido que representa la letra) por otro en la lectura.  Muchas veces interpretamos que son distraídos y tal vez a la vez sufren de algún trastorno de atención, pero su dificultad radica en el procesamiento al momento de escuchar.  No pueden concentrarse en lo que se les dice debido a que hay otros estímulos que les impiden procesar la información que están escuchando.

La audición es normal pero no procesa bien la información…

Esto se llama trastorno de procesamiento auditivo y es una dificultad que también presentan algunos adultos que han desarrollado estrategias para adaptarse frente a ello: hay muchos  adultos que no almacenan la información si tiene bulla y por eso apagan la radio cuando escuchan  a alguien o realizan una llamada.

¿Cómo identificarlo?

Detección:

  • No entienden bien instrucciones o confunden un fonema por otro al leer.
  • Preguntan a cada rato qué, esperando que se les repitan; y parece que no escuchan.
  • Tener en cuenta la referencia o la observación de la maestra en aula. El niño podría entender bien a una sola persona, por ejemplo en casa al papá. Pero en aula les cuesta procesar la información cuando hay otros estímulos como otros niños hablando.
  • Cuando ve la televisión alza mucho el volumen o habla fuerte.

¿Cuándo y cómo evaluar?

Lo ideal es evaluarlos a partir de los 6 años, cuando ya el niño está adquiriendo el lenguaje. Sería ideal llevarlo al audiólogo primero para ver si el oído funciona bien. Si está bien, el especialista del departamento de fonoaudiología realiza una evaluación en silencio, otra en ruido para ver cómo procesa lo que escucha, qué hace con lo que escucha y cómo integra el sonido. Ahí se ve si el niño procesa o no lo que escucha. Una evaluación complementaria vendría a ser con los especialistas del lenguaje y aprendizaje que tendrán en cuenta los diferentes componentes del lenguaje tanto al expresarse como al comprender. En la terapia. los niños aprenderán estrategias para desarrollar su habilidad comunicativa eficiente en diversos contextos cotidianos.

¿Cómo ayuda la familia frente a esta dificultad?

  • Darle instrucciones claras, cortas y con otros estímulos apagados como la radio o la televisión.
  • Hablar por turnos para que el niño procese un mensaje a la vez.
  • Controlar el ruido al momento que el niño escucha.
  • Brindarle un lugar tranquilo para que estudie y que no tenga bulla de fondo.

Recuerde que los profesionales a nuestro alrededor, doctores, psicólogos, maestros, fonoaudiólogos, etc nos ayudarán a poder implementar las mejores estrategias para ayudar a nuestro niño.

0 Likes

Maritza Cantera
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Segunda especialidad en Intervención Temprana con niños con/ sin necesidades educativas especiales en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Actualmente llevo el curso MOOC del Ministerio de Educación. Brindo consultorías de manera particular a instituciones educativas. Me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos - Fundación Custer en las sedes de Chorrillos y San Martín de Porres.

Comentarios: 0

Deja un comentario