Mi pequeño empezando su primera infancia por Jacqueline Ponce

Categoría: Consejos para padres, Crianza, Niños

Cuando nos hemos convertido en padres son muchas las experiencias que pasamos con nuestro bebé. Sin embargo, conforme crecen, nos vamos enfrentando a una serie de retos propios de la edad de nuestro pequeño. En ese artículo, trataremos sobre las principales características de un niño que oscila entre los dos y tres años de edad.

Lo que más llama la atención de esta etapa es la rebeldía que adquiere el niño, la palabra “NO” se vuelve un común en las actividades diarias y puede ser consecuente de las primeras verdaderas rabietas del niño.

El bebe ya creció ¡Enhorabuena! tu pequeño ya no es un bebe, es un niño y para los padres esta etapa se vuelve –en ocasiones- apasionante: la etapa del “no”, los límites permitidos, los berrinches, dejar el pañal, una etapa de cambios importantes para el desarrollo y crecimiento del niño.

A continuación veremos algunos aspectos necesarios en esta etapa:

  1. A esta edad el niño ha comprendido que es capaz de influir sobre su entorno, buscando reafirmar su autonomía, puede volverse desobediente, con la finalidad de buscar su independencia frente a los demás; sin embargo, podrían aparecer conductas como encariñarse demasiado a un objeto, peluche, o simplemente pegarse a las piernas de mamá o papá, buscando todo aquello que le recuerde el contacto de protección y seguridad. Estas contradicciones de búsqueda de independencia y seguridad no deben de preocuparnos, mantener una actitud firme, calmada y sobre todo no dar la impresión de que, a través de sus rabietas, puede conseguir todo, si es necesario mimarlo, pero sin asfixiarlo.
  2. Tu niño puede comer de todo, siempre que su dieta lo permita o no se hayan detectado alergias alimentarias. Esta etapa es ideal para habituarlo a comer alimentos nutritivos, los cereales integrales, carnes, pescado y huevos son muy útiles para prevenir la carencia de hierro y así evitar la anemia.
  3. Los juegos que le vienen muy bien en esta etapa son los relacionados con la construcción, ensamblar piezas, plastilina, juguetes musicales interactivos, muñecos, juegos de empujar o pinturas. Recordemos que nuestro niño está explorando nuevas cosas, así que estimulemos juegos que incluyan escuchar música y bailar; jugar con agua y arena, saltar y correr, juegos de imitación.
  4. Respecto a la higiene, ya puede aprender hábitos de aseo, siendo capaz de lavarse y secarse las manos o de limpiarse los dientes; sin embargo, nuestra ayuda es fundamental, debemos recordarle que estas actividades deben hacerse cotidianamente, además los objetos que involucran estas tareas como la toalla, el jabón pueden volverse divertidos, los colores y formas ayudarán mucho.

Por último, es importante recordar que los niños aprenden jugando, el juego le permitirá  tomar sus propias decisiones, además de desarrollar su creatividad, descubriendo a través de la cotidianidad de los objetos experimentar la sensación de independencia y dominio, cada niño tiene su propio ritmo y hay que respetarlo.

Pero, por sobre todo, recordemos que el principal ingrediente que debemos de tener los padres es la paciencia y el buen humor para cada una de las experiencias de esta hermosa etapa.

0 Likes

Jacqueline Ponce
Licenciada en Psicología en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Diplomado en Fonoaudiología en la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (UNIFE). Maestría en Psicología con mención en Intervención Psico educativa en trastornos del Neuro desarrollo. Especialista en Estimulación Temprana y Consultoría externa en monitoreo y evaluación de prácticas pedagógicas docentes del nivel inicial. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en las sedes de Villa el Salvador y San Juan de Lurigancho.

Comentarios: 0

Deja un comentario