Ser padre no es fácil por Mabel Villena

Categoría: Consejos para padres

Muchas ilusiones se siembran cuando deseamos ser padres, a veces muchas parejas deben pasar por un periodo de larga prueba cuando esperan con ansias la concepción de un hijo. Sin embargo, se da la gran noticia y serán padres de un hermoso hijo. Muchas expectativas se forman pensando en darle lo mejor de sus vidas. ¿Cómo saber si haremos bien o mal nuestro rol de padres? Mucha ansiedad acompaña al cumplimiento de ese rol. Como padres primerizos, serán muchos los momentos de zozobra.

Que fácil sería si contáramos con un vademécum de soluciones para cada circunstancia; porque en la práctica nos damos cuenta que querer ser un buen padre no es nada sencillo, que no todo lo que nos aconsejan sirve con nuestro hijo y a veces parece que nada sirve. Luego de un día de arduo trabajo llegamos a casa a cumplir nuestro rol de padres, de modo que nuestro estrés laboral debemos dejarlo pasando la puerta de nuestro hogar y   nos sumergimos. En algunas ocasiones ocurre que las personas que en el día cuidan de nuestros pequeños nos manifiestan las situaciones difíciles del día por las que ha pasado nuestro pequeño o quizás de algún comportamiento inadecuado de su parte; así también podemos escuchar algunas demandas de nuestro hijo porque se siente incomprendido o por algún otro motivo. Entonces, mantener la calma y la paciencia debe ser nuestro principal recurso y hacer conciencia que probablemente no seremos los padres perfectos pero que deseamos lo mejor para nuestro hijo, actitud que nos permitirá tener más control sobre nuestras acciones. Es importante lograr un equilibrio emocional con nosotros mismos, para evitar resentimientos y rebeldías en nuestro hijo.

A continuación, presentamos algunas acciones que nos ayudarán a construir la forma de tratar a nuestro hijo:

  1. Acérquese a su hijo con un rostro amable y tranquilo, dígale que lo ama siempre. Esto lo calmará de cualquier molestia.
  2. Escuche a los cuidadores sobre las dificultades del día con paciencia y apertura. Luego, busque un lugar apartado para conversar con su hijo. Haga que el niño entienda estas situaciones y el porqué de ciertos límites a los que tiene que ajustarse.
  3. Pídale que le enseñe los cuadernos de sus clases y resalte con mucha alegría los esfuerzos y el logro que obtuvo en clase, así estos sean mínimos. Bríndele su confianza y seguridad manifestándole lo feliz que le hace todo el esfuerzo que realiza en su colegio.
  4. Ante una falta, sea amable pero firme. Infórmele de las consecuencias de su comportamiento y elabore con él acciones alternativas frente a diversas situaciones.

Sea cariñoso con su hijo, hablándole en un lenguaje sencillo y entendible para su edad, siendo empático.

0 Likes

Mabel Villena
Licenciada en Psicología en la especialidad de Psicología Clínica en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Con 15 años de experiencia en el área educativa – comunitaria. Con formación Psicoterapéutica Geltalt y con un Diplomado de especialización en diseño y evaluación de proyectos sociales en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Experiencia sólida orientando a padres de familia y docentes, y brindando atención a niños del nivel inicial y primaria (1er y 2do grados) a través de programas de intervención psico educativos. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos – Fundación Custer en las sedes de Pachacútec – Callao y Año Nuevo - Comas.

Comentarios: 0

Deja un comentario