Síndrome de Down por Rosenda Ccala

Categoría: Crianza, Familia, Niños Sin comentarios

El 21 de marzo se celebra el día Mundial de Síndrome de Down con el objetivo de crear conciencia pública sobre esta condición,  cambiar la mirada y erradicar los mitos acerca de las personas con síndrome de Down, pues se trata de reconocer que estas personas, son parte de la sociedad y como tal contribuyen en el progreso de la misma. Reconocer que son personas con los mismos derechos que cualquier otra, reconocer que tienen posibilidad para tomar decisiones y actuar autónomamente, reconocer que merecen una vida digna y oportunidades para su desarrollo.

“Y, ¿Por qué esta  fecha?”,  para fundamentarla  debemos de conocer, qué  es  el Síndrome de Down y allí encontraremos la respuesta. Entonces, el Síndrome de Down,  es una alteración genética por un cromosoma adicional, todas las personas nacemos con una carga genética de  46 cromosomas distribuidos en 23 pares. Uno de estos pares determina el sexo del individuo, los otros 22 pares se numeran del 1 al 22. Las personas con síndrome de Down tienen tres cromosomas (en vez de dos) en el par 21; por ello, este síndrome también se conoce como trisomía 21. Por tanto, la fecha 21 (por el par genético) y 3 (número de cromosomas), referido al tercer mes del año –marzo-. De allí,   deviene la fecha 21 de marzo, declarada por la Asamblea General de la ONU.

Con esta fecha se desea acercar a la población a su manera de pensar, de sentir y de ser de las personas con Síndrome de Down. Esta celebración contribuye a eliminar de la mente de la población dos tópicos claves  enfermedad y eternos niños.

Debemos entender que el Síndrome de Down no es una enfermedad, es una condición humana permanente, debido a ese material genético adicional que altera el curso del desarrollo y provoca las características asociadas con este síndrome. Si bien estas personas presentas características peculiares en el aspecto físico, intelectual y motriz; hay que tener en cuenta que las habilidades y destrezas que pueden llegar a desarrollar no dependen únicamente de los factores genéticos sino también de la estimulación y apoyo que reciban desde su nacimiento. Esta estimulación que se conoce también como “atención temprana” es la única terapia que ha demostrado ser efectiva. Por tanto, desterremos esas ideas de ver a las personas con Síndrome de Down como “enfermitos”, como agresivos, que provocan miedo, o pensar en que nunca podrán aprender a leer, a escribir, a hacer cálculos,  ya que no lograrán tener un trabajo digno, y un largo etcétera de percepciones erróneas.

Entender que las personas con Síndrome de Down, no son “eternos niños”, lo que impide que se propicien conductas de independencia y autonomía acordes con su edad.

Pueden cambiar la estructura de su anatomía, la talla de los zapatos y vestimenta pero no la de las responsabilidades que deben ir asumiendo, y esto es un acto erróneo en el que incurren las personas que están a cargo de ellos. Y a la hora de corregir sus impertinencias estas se pasan por alto, evitando la posibilidad de poner límites y establecer normas; en otros casos se es poco consistente o se hace uso de estrategias infantiles; lo cual complica la situación con quienes tienen que interactuar fuera de casa.

De allí la importancia de recordar este día para desterrar todo tipo de discriminación y exclusión de la sociedad hacia las personas con Síndrome de Down. Si en la actualidad vemos que estas personas,  han logrado culminar con éxito el colegio, han alcanzado tener una carrera técnica o hasta universitaria; y que se desempeñan en actividades laborales, otros como actores, modelos. Y otros cuantos más que están en busca de su autonomía, pero lo lograran si y solo si, el entorno les ofrezca la estimulación pertinente y a tiempo así como un ambiente que los ayude a desarrollarse armónicamente en todos los aspectos.

0 Likes

Rosenda Ccala
Licenciada en Psicología, en la especialidad de Psicología Educativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estudios de Maestría en Psicología Educativa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Segunda especialidad en Dificultades del Aprendizaje en el Centro Peruano de Audición, lenguaje y aprendizaje (CPAL). Con experiencia laboral en el área Educativa, Social-comunitaria y Clínica. Actualmente me desempeño como Psicóloga Supervisora en el Programa Aprendamos Juntos en dos sedes en Comas.

Comentarios: 0

Deja un comentario